En Chile y tras la revuelta social de octubre 2019, los movimientos feministas han logrado tener un peso mayor en la política y en la sociedad. Tras un referendo de cara a un cambio de la Constitución, se logró por ejemplo que la Asamblea Constituyente sea integrada por hombres y mujeres de manera equilibrada. Una equidad de género en un proceso político de suma importancia que convierte a Chile en el primer país en el mundo en darle el mismo poder político a los hombres y a las mujeres por ley.

En Chile, el movimiento feminista tomó fuerza tras la revuelta social de octubre 2019 y se confirmó en el debate político logrando que Chile se posicionara como motor de cambios estructurales en favor de los derechos de las mujeres. Una de las demandas había sido la de plasmar la paridad política en el proceso constituyente que se inicia en abril próximo. Cosa que se logró en una reforma constitucional mediante un mecanismo de elección que garantizará la paridad de género en la futura constituyente.

“Después de una larga lucha respecto del reconocimiento de nuestros derechos, para erradicar la discriminación y tener las mismas oportunidades para lograr participar de espacios decisivos en nuestro país, por fin lo vamos a poder hacer en la redacción de la futura Constitución”, dice a RFI Paloma Galaz, feminista y abogada de la empresa AML dedicada a la defensa de mujeres.

“Vamos a contar con una paridad, vamos a estar presentes, y nunca más se va a volver a legislar sin que podamos tener un lugar en la mesa en la que se toman las decisiones más importantes. Con esto decimos nunca más sin nosotras”, agrega Galaz para quien esto es una primera victoria sin olvidar que quedan muchos otros aspectos por pelear como la protección de la diversidad cultural, comunitaria y la lucha contra la violencia de género.

Fuente: https://www.france24.com/es/am%C3%A9rica-latina/20210308-igualdad-de-g%C3%A9nero-chile-constituyente-paridad-feministas